10/04/2017  12:32:46

Comentario en respuesta al comentario 1
Eso será difícil mientras no tengamos brigadas de telépatas. Y tampoco está claro que lo mejor es que los cargos públicos sean santos carentes de egoísmo. Podría ser incompatible con otras cualidades necesarias.
1
0

10/04/2017  11:48:40

Vayamos al axioma de "lo público". Un político debe dejar de serlo no cuando apertura de juicio, condena o leches. Simplemente cuando se le pase por la cabeza mirar para algo 'suyo' en lugar de exclusivamente lo público. Justo en ese momento. Nada más tiente el pensamiento, porque en mayor o menor medida, lo acabará haciendo.
0
0

TAMBIÉN SE COMENTA EN ESTA WEB