19/04/2017  17:39:30

Simplemente será una traslación de un parlamento italiano. Difícil de gobernar, de llegar a acuerdos, y huele a resultado que motivará varias elecciones. A veces la multitplicidad de partidos en lugar de demostrarse como el más claro ejemplo de democracia, es lo contrario. No se llegan a acuerdos para reformas y medidas comunes, sino que es normalmente negacionismo. Se usa la multiplicidad para desgastar a quien asume capacidad ejecutiva. Veremos si esto no contribuye precisamente a que avance la derecha, el ver en la multiplicidad el caos del NO en lugar de MUCHOS Y TODOS JUNTOS
1
0

18/04/2017  20:30:13

Comentario en respuesta al comentario 5
Por ahí veo yo que van a ir los tiros. Y ojo a la abstención. La democracia necesita regenerarse con urgencia.
0
1

18/04/2017  08:05:25

Comentario en respuesta al comentario 3
El problema es que la mesura lo iba a tener imposible si a la segunda vuelta pasasen Mélenchon y Lepen...

Personalmente sospecho que el damnificado va a ser Macron, y que el irónico resultado de la subida de Mélenchon va a ser poner en el Elíseo a François Fillon, pero a estas alturas todas las combinaciones son posibles.
2
0

17/04/2017  21:32:38

No entro a comentar la tesis del análisis, pero deja mucho que desear escribir 'Lepen', 'Fillon', 'Melenchón' o 'Bayru' y no darle un segundo repaso para corregirlo antes de publicarlo.
8
0

17/04/2017  20:02:17

Tranquilidad. Como bien explica el artículo. En la segunda vuelta se impone la mesura. Los votos se concentran en menos partidos y ahí se ve de verdad que la sociedad francesa está lejos de hacernos una 'trump'a
1
0

17/04/2017  17:01:37

Genial artículo. Simplemente esperemos que el FN se frene porque si no veo el comienzo de la desintegración de Europa. Habría que analizar por qué en un país como Francia, bandera de la libertad, se está también cerrando el sentimiento NUESTRO para NOSOTROS.
1
1

17/04/2017  13:03:46

La metáfora de los cuatro caballos, que ya hemos visto en artículos de otras webs como Electomanía, nos enseña algo muy a tener en cuenta en estas elecciones: lo importante es la posición relativa que cada uno de los cuatro caballos tenga a llegar a la recta final. Ir primero puede no ser una ventaja sino un inconveniente, porque produce desgaste. Llegar, en cambio, rápido desde atrás, puede ser una buena alternativa, pero se corre el riesgo de no disponer de un sprint suficientemente contundente.

Las encuestas de los últimos días nos mostrarán las tendencias, es decir, la capacidad de acelerar que tiene cada candidato. En ese momento quizás sí podamos calibrar quién llegará antes a la meta.

2
0

TAMBIÉN SE COMENTA EN ESTA WEB