18/07/2017  03:21:52

Lo que plantean los independentistas es de todo menos democrático. La última vez que miré el listado de las democracias en el planeta Tierra en 2017 aparecía España: todo lo que decida una minoría de españoles en contra de la mayoría no puede ser democrático.
El referéndum se podría hacer, si lo convocase el Gobierno o el Parlamento (no sé cuál tiene potestad para hacerlo) respetando la legalidad democrática. Para partir España en dos, legal y por lo tanto democráticamente, al final hay que modificar el articulito de la constitución que dice que España es indivisible y para hacer eso, nuevamente, toca hacerlo democráticamente con otro referéndum en toda España.
El problema de Rajoy no es tanto la independencia, eso está más que perdido; el problema es que gobierna para toda España, en teoría al menos, y eso incluye a la productiva Andalucía y a la industrializada Extremadura. Y se puede mejorar la financiación autonómica y transferir competencias para que los votantes puedan exigir a los presidentes de sus comunidades y no echar la culpa siempre a Madrid. Pero el problema permanece, los ricos tienen que pagar más impuestos si queremos repartir algo la riqueza.
1
0
"17
imagen-perfil
@NN

09/07/2017  14:45:55

Comentario en respuesta al comentario 14
Los señores de Puerto Banús, la City de Londres o de Madrid, son libres de votar lo que les apetezca, mientras asuman las consecuencias. Ocurre que todos ellos saben bien de dónde viene su riqueza y, por tanto, son unionistas convencidos.

¿El caso de Cataluña es el mismo? No, no lo es porque los catalanes no le ven así. Puedes tratar de "sacarles de su error", pero te harán falta hechos mas que palabras.
1
2
"16
imagen-perfil
@NN

09/07/2017  14:30:49

Comentario en respuesta al comentario 12
"Solo hay dos formas de organizarse: o las leyes las hacen los políticos o las hacen los jueces". ¿Ah? ¿Que no es eso?

No siempre las personas somos capaces de ponernos de acuerdo en algo, pero cuando eso ocurre, al menos hemos de saber en qué no estamos de acurdo.

El independentismo no propone vivir sin leyes. Propone otras leyes que cree mejores. No se opone a la soberanía del pueblo. Reclama la de un pueblo al que se le niega. No abjura de los Derechos Humanos. Quiere un país dónde se respeten los de todos.

Todos los movimientos indepedentistas occidentales desde la revolución estadounidense, han partido de estas bases. Esa es la realidad y buscar ejemplos fuera de ella para criticarlos, no demuestra mas que la falta de argumentos mas efectivos.

"Tristes tiempos estos en los que hay que luchar por lo que es evidente", pero cuando hasta el Rey de España parece olvidar que La Ley es una cosa y la ley española otra, no queda otra.

1
4
"15
imagen-perfil
@NN

07/07/2017  23:51:00

"Eres español y no puedes hacer nada por evitarlo" De fondo, una risa sinestra ¿no?

La crisis ha roto la omertà y descubierto un paisaje político y económico que no hace tantos años hubiéramos calificado de africano. La diferencia es que África va hacia adelante, pero en España una minoría mayoritaria se siente beneficiada por este estado de cosas y logra bloquear cualquier intento efectivo de renovación. La frase de Cánovas "es español el que no puede ser otra cosa" ha dejado de ser un sarcasmo y nadie puede, en conciencia, sorprenderse de ello.

Porque el problema al final es ese: que España ha dejado de ser atractiva para una parte muy relevante de su población, especialmente en Cataluña. Ante esto, el unionista que inventa mundos de ficción en los que la soberania popular es nociva, cava su tumba dialéctica. En el realidad del occidente iniciado con la Ilustación, las revolucines no nacen del idealismo soñador ni del egoismo ciego, sino de la necesidad de rellenar el hueco dejado por fracaso de lo viejo.

El mundo que creíamos conocer ha resultado ser una ficción y no volverá. En lo político, la idependencia ha dejado de ser un tabú para pasar a ser algo digno de ser tenido en cuenta. El partido egemónico en Cataluña es independentista y seguramente será así durante años. En las elecciones planteadas explíciamente plebiscitarias, votó a favor el 48'2% de los catalanes. Solo 3 décimas menos en la charnega y cosmpolita Barcelona. Mientras, el nacionalismo español, blindado por la Bandera Mas Grande del Mundo, no hace sino fruncir el ceño, descalificar y amenazar.

Tal vez no sea el 1-O, pero la actual crisis se está cerrando en falso y un día el independentismo puede superar el 50% de los votos. Entonces no servirán de nada las leyes aprobadas por otros en el pasado, los razonamientos de tebeo ni los menosprecios. Entonces sabremos lo que es un Conflicto y no le va a gustar ni a unos ni a otros.
2
5

07/07/2017  20:04:47

Pongamos otro ejemplo menos cargado que el de @Alatriste: ¿podría hacerse un referéndum en Puerto Banús reclamando el derecho a no pagar impuestos? Ciertamente sería democrático.
4
3
"13
imagen-perfil

07/07/2017  10:05:21

Comentario en respuesta al comentario 12
Muchas gracias por tu respuesta, Alatriste.
No creo que el hecho de celebrar un referéndum con el objetivo de dar voz a una minoría que quiere decidir su propio futuro sin perjuicio de los demás, sea comparable a un referéndum que pretende menoscabar la dignidad de las personas.
En cualquier caso, coincido contigo en el ejemplo que has dado. Hay casos donde la judaización de la política puede ser usada para defender valores democráticos. Sin embargo discrepo respecto a la dualización que planteas "solo hay dos formas de organizarse: o la ley manda en los políticos, o los políticos mandan en la ley." La historia nos demuestra que hay casos y casos, no es una cuestión de blanco o negro, donde una opción asegura una convivencia democrática y la otra la erosiona. Esto lo complica todo porque cuando tomas partido en los conflictos políticos no se dispone de una receta que garantice la mejor decisión.Hay leyes y ha habido leyes injustas que merecían ser confrontadas y también se han dado casos de elites que cuestionan las leyes para sacar provecho propio.
4
4

06/07/2017  11:18:01

Comentario en respuesta al comentario 11
Blai, en estos casos viene bien la prueba del contrario: por poner un ejemplo de esa prueba, si un antiguo excombatiente de Argelia con un parche en el ojo y sospechosas conexiones con el régimen de Vichy llegase a alcalde de Marsella apoyándose en bandas de rapados con botas negras y cazadoras bombers, y sostuviera que Marsella tiene derecho a votar - en unas elecciones organizadas por él a su medida, no hace falta ni decirlo - para expulsar a todos los musulmanes y los judíos ¿De verdad que pensarías que la judicialización de la política está mal?

Para decirlo en dos palabras, solo hay dos formas de organizarse: o la ley manda en los políticos, o los políticos mandan en la ley. Y en todo este tema del "proces" si algo quedó claro desde el primer día es que Mas, Junqueras y Puigdemont quieren mandar en la ley. Incluso si fuera independentista catalán, me bastaría con eso para no apuntarme a semejante viaje; solo puede acabar en llanto, ganen o pierdan.
10
6
"11
imagen-perfil

05/07/2017  20:55:23

Discrepo totalmente de la línea argumental del artículo. Como puede ser que se justifique la judialización de la política en un medio que, de hecho, se llama "politikon".
La estrategia del PP no es otra que parapetarse detrás de las leyes y así evitar el debate político. En una democracia que se precie, es inadmisible el uso de las leyes como herramientas para impedir o coartar la voluntad popular (el 80% de los catalanes están a favor del referéndum)

Finalmente, la comparación con el juego de rugby la considero totalmente desafortunada. Una cosa es un juego que se hace por el placer de jugarlo y la otra gestionar los problemas políticos de una sociedad. Según ustedes, parece que no cabe la posibilidad de cuestionar las leyes ¿incluso cuando estas son injustas y represivas? ¿también le escribirían este artículo a Rosa Parks?
5
8