"19 10/10/2017  12:10:09
Dentro de todos los posts que has hecho, este es el más sensato y el menos sesgado de todos, por lo que comentaré aquí:

Lo que pides es un brindis al sol que nunca pasará. El mismo penúltimo párrafo debería señalar el porqué: Ningún político sacrifica su poltrona, almenos en España (y aquí meto todos en el mismo saco, Madrid y Barcelona, porque todos se han cortado por el mismo patrón desde la transición). Nadie dará su brazo a torcer, nunca van a dejar escapar votos. Negociar es de cobardes para los radicalizados de los dos bandos.

Y no es solo eso. Es que encima tanto Rajoy como Puigdemont saben que no va a haber independencia. Y no porque vayan a salir tanques, o porque se rajen a última hora, ni nada. Porque sencillamente una DUI no te da automáticamente un país independiente.

La separación no te la das a ti mismo, te la reconocen los demás. España nunca reconocerá a Cataluña como estado independiente, por varias y diversas razones objetivas y subjetivas con derecho a pensar y presentar. Y muy probablemente, la UE y EE.UU tampoco (aquí doy un salto de fe, los más entendidos en los intereses de cada país con este tema lo sabrán mejor).

Rajoy sabe que siguiendo adelante con el acoso y derribo no va a perder votos y todo acabará igual. Puigdemont sabe que como todo va a quedar igual, monta el teatro y como mucho, va a acabar como un mártir ante los suyos.

Aplicación de la 155, limpieza étnica (me refiero más que nada al parlamento catalán) y, al cabo de un tiempo, vuelta al status quo pre "Caso Cataluña". Ni estado federal, ni reforma del sistema de financiación autonómico ni nada.

No, si en realidad tenías razón en una cosa, Roger. Es triste, muy triste. Personalmente, de forma diferente a tu tristeza, pero lo es.

Saludos
4
3
"18 07/10/2017  23:20:00
Comentario en respuesta al comentario 14
Jordi de Girón. No veo a esa España enloquecida de nacionalismo. Hay unos cuantos, que pueden ser más si sigue el PP, pero no mayoría. La mayoría, lo que vemos es insensatez, de ambas partes. Una independencia unilateral sería un desastre para todos y creo que aún más para Cataluña, que podría tardar decenios en recuperar el nivel de vida actual. Nuestro principal problema común se llama neoliberalismo y está representado en España por PP y Cs, con algunos del Psoe, Ciu, Pnv, etc. Esto es lo que nos está separando y enfrentando. El independentismo catalán era muy minoritario antes de la crisis, aún con toda la estructura montada por Pujol para fomentar el sentimiento nacional, que no tiene por qué ser sinónimo de indedendentismo. Pero la crisis nos trajo a un PP ultra neoliberal y dirigido en este momento por su sector más franquista. Si juntos pudimos sacudirnos el franquismo, juntos podremos con estos. También debéis entender que el problema económico catalán no es responsabilidad exclusiva del gobierno central, que también había derroche y mala gestión del govern. Asimismo, que un nuevo pacto fiscal, que forzosamente significaba más dinero para Cataluña, en plena crisis no era fácilmente negociable en Madrid, aunque hubiera gobernado una fuerza más dialogante. Entonces, salgamos juntos de esta, enfrentemos el neoliberalismo, y después hablamos con tranquilidad para que haya una votación pactada y con todas las garantías democráticas. Si gana el Si, entonces lo hacemos armónicamente y con el mínimo dolor. También está la opción de un estado federal.
Pero que, a los pueblos no nos dominen fuerzas que buscan intereses que no son los nuestros, compartidos, sino tapar una deficiente gestión y buscar en el "Procés" una salida propia. Pienso que los catalanes estáis ahora muy enfadados, y con buena dosis de razón, pero que si os calmáis, vais a echar esos líderes manipuladores al cesto de basura de las historia. Entonces echaremos juntos al PP y escribiremos una nueva historia. Si no se calman los ánimos, vamos al desastre. Todos.
5
7
"17 06/10/2017  18:21:12
Siento tener que decir que, en esta ocasión, no me gusta este artículo. Y no me gusta porque, según mi punto de vista, adolece de equidad. No se puede poner en pie de igualdad a ambos actores. Al de Madrid, se le pueden achacar muchos defectos, pero no de empujar a que los nacionalistas pongan a sus seguidores en la calle.
Por otro lado, la gente que habla de odio, quizá debía de hacérselo mirar y preguntarse de donde nace ese odio.
No me gusta el artículo, esperaba alguna reflexión diferente, no la manida equidistancia. En todo caso, no me extraña que estemos todos hasta los cojones de todos nosotros.
14
10
"15 05/10/2017  17:42:36
Hasta hoy pensaba que el PdCat iba a lograr su objetivo final, que no es la independencia sino doblegar al Estado español. A base de tensar la cuerda hasta el máximo, intenta que el miedo y la presión de los empresarios, políticos, Unión Europea, ONGs, mediadores de todo pelaje, amagos de moción de censura, puesta de perfil de Pedro Sánchez, manifestaciones masivas, imágenes de ancianos arrollados, etc. iba a ser tan fuerte que al final Rajoy se arrodillaría ante Puigdemont: "¡Pídeme lo que quieras pero cancela la DUI, por favor!"

Entonces Puidemont sería magnánimo, acallaría su legítimo orgullo y sólo pediría el estatus de Libre Asociado. O la Confederación Ibérica. O el Estatut prohibido, ahora en su pleno esplendor asimétrico. O el pacto fiscal, pero elevado al cubo por las molestias. Y todos aplaudirían. Y los que en España se sintieran estafados por verse de nuevo ciudadanos de segunda, quedarían silenciados de los telediarios y las redes sociales. Los de la CUP montarían follón, pero serían convenientemente apaleados por los Mossos, y las imágenes mostrarían ahora a unos salvajes anarquistas siendo contenidos por las bienhechoras fuerzas del orden.

Pero después de ver hoy cómo Madrid, Palma de Mallorca y Alicante están a punto de levantar estatuas a Puigdemont por la lotería recibida, ya no tengo tan claro quién va a acabar arrodillado.

Como dicen en El Confidencial: los tanques estaban en los edificios de la Diagonal, y no nos dimos cuenta.
25
1
"14 05/10/2017  12:18:16
Hola Roger
Soy independentista desde que tengo memoria (y ya paso de los 40....).
Tu análisis es brillante, y lo firmaría yo en prácticamente cada frase, PERO, sería un artículo para enmarcar si el resultado final de lo que estamos viviendo tuviera que ser una querra, QUE NO LA SERÁ, y más teniendo en cuenta que los catalanes nos rendiríamos al segundo siguiente del primer cañonazo, porque somos gente de paz, y defender tu ideas y principios está muy bien, pero nunca poniendo sangre en medio, ni la nuestra ni la de los que estén en frente nuestra.

Es decir, que el final al que nos dirijimos, ahora ya con el acelerador a tope y arrancando los frenos con los dientes, es a un final para nada catastrófico y que no nos debe dar ningún miedo, porque, y no debemos olvidarlo en ningún momento, el cambio que deseamos una buena parte de los catalanes (y no nos han dado la posibilidad de hacer un recuento en condiciones) ES UN CAMBIO ADMINISTRATIVO.

Cataluña no se va a ir a la estratosfera, ni se va a levantar ninguna frontera con guardias revisando salvoconductos mientras te apuntan con su kalashnikov.

Lo nuestro con España hace ya muchas generaciones que ha sido una relación forzada y para nada de amor.

Aquí el sentimiento es el de una mujer maltratada física y psicológicamente, y en este momento muchos creemos que no vale la pena seguir con esta relación, que mejor que lo dejemos estar, que firmemos los papeles del divorcio (nosotros los firmamos, y si España quiere romper el documento y escupirnos a continuación, pues más razones nos dan para dejarla).

Y NO PASA NADA

Seguiremos siendo vecinos, la gente seguirá yendo y viniendo, las empresas comprando y vendiendo, y la única diferencia será administrativa y que, ahora sí, con el tiempo los odios de una y otra parte irán desvaneciéndose. No me imagino dentro de 50 años o de 200 a nadie odiando al otro por los impuestos pagados de más o de menos entre comunidades autónomas o por unas autovías no construidas, o por otros innumerables problemas domésticos que ya no existirán.

Sinceramente creo que no vale la pena más odios ni reproches, que cada uno se quede en su casa y santas pasquas.

Un saludo

PD: No sabes el gusto que da encontrar aún a gente inteligente entre esta España enloquecida de amor a la Patria, de Unidad Nacional, de Constitución y Leyes, que no se acuerda de lo que realmente quiere decir democracia y que el pueblo decida (ejemplo de artículo que me hubiera gustado escribir a mí: https://www.meneame.net/story/el-discurso-del-rey-3 ). Un abrazo grande
20
39
"13 05/10/2017  10:57:51
Comentario en respuesta al comentario 12
¿Y de dónde van a salir esos "presos políticos"? Porque para que un preso sea político no basta que haya cometido sus delitos motivado por sus ideas. Si eso fuera así Rudolf Hess, Tejero, Anders Breivik y los terroristas del ISIS serían presos políticos...
13
3
"12 04/10/2017  23:38:36
imagen-perfil
@NN
No va a haber acuerdo. Hoy Roger Senserrich seguro que tiene la sensatez y la razón moral de su parte, pero no va a haber acuerdo.

El mensaje de esta noche del President Puigdemont, salvo en sus referencias al duro mensaje de Felipe VI, ha sido tan conciliador que parecía una súplica. Lógico, pues el Parlamento Europeo ha validado con mínimos matices la represión policial del pasado domingo. Mientras, el juez ha imputado ("investiga por") el delito de sedición al major Trapero de los Mossos y dos personalidades relevantes del independentismo. De 10 a 15 años de carcel para el primero.

Si algo puede enfrentar durante generaciones a dos grupos, a parte de los muertos y heridos, son los presos políticos. Como dice el Sr. Senserrich, el dilema "independencia ¿si o no?", se puede replantear como "interdependencia ¿cuanta y como?" Pero la pregunta de la división va a ser "¿diez años de carcel por negarse a pegar porrazos?". Aquí no hay margen para la negociación, pues la justicia se supone independiente, y los medios de comunicación (cuya independencia ya nadie se molesta en simular), se encargarán de mantener la herida abierta.

Con un poco mas de tiempo y mano dura, puede que haya pedradas y contenedores quemados. Con un poco de "suerte", hasta habrá descerebrados fabricando petardos caseros (¡hey! ¡bingo!).

El voto catalán se dividirá irremediablemente entre los partidarios de la prisión y los porrazos, y los opuestos. Con ello el PP conseguirá que el conflicto cronifique a la manera de lo que ocurrió con el terrorismo vasco, aunque sea con un menor grado de beligerancia.

La derecha nacionalista española usará ese enemigo debilitado como vacuna para fortalecerse y ganar elecciones una y otra vez. No habrá reformas para los catalanistas, ni para los españolistas, ni para los mas o menos equidistantes.

Solo habrá "pax pepensis"... hasta la próxima e inevitable crisis.
20
10
"11 04/10/2017  21:09:41
Firmo al 100% tu artículo. No quiero creer que no hay futuro
22
1

TAMBIÉN SE COMENTA EN ESTA WEB