"9 23/03/2018  09:17:34
No deja de ser curioso, que, durante todo el artículo, hace uso de de la misma subjetividad y sesgo interpretativo del que acusa veladamente a los autores del artículo original.

Sinceramente, aludir a un a encuesta simplista de la vanguardia, resulta pueril para su categoría profesional. Pero si ha tenido que llegar hasta ahí, creo que ha sido precisamente porque precisamente no hay elementos objetivos para afirmar que existía un conenso social claro y pleno en su momento. Lo que existía era una clara voluntad política, que puede, o no corresponderse con los deseos del pueblo o los de sus representantes, o responder a criterios de pactos del juego político.

Pienso que existía, un deseo de integración, de conocer (y recuperar en muchos casos) la lengua,... pero dudo que existiera consenso social entorno a un modelo como el que después se aplicó. A casi todos nos gusta el chocolate, pero ello no implica que sea para desayunar, comer o cenar.

Desdeñar en su artículo los deseos de las familias bajo la superiopridad de supuestos criterios pedagógicos, resulta cuanto menos decepcionante. Pero no es más que una muestra de como se actúa en el sistema educativo actual, al modo de despotismo ilustrado. Las preferencias (con sentido) de las familias son ignoradas sistemáticamente, y la tan cacareada colaboración familia-escuela se ha convertido en "tu haz lo que yo te diga que yo soy el que sabe", y esto no pasa sólo en Cataluña, peor se hace más evidente con el tema lingüistico.
1
1
"8 12/03/2018  09:49:04
Comentario en respuesta al comentario 7
Sé que no existe el derecho legal a escoger la lengua de escolarización de los hijos. Gracias. Pero sí existe el derecho a escoger la lengua vehicular del 25% de las horas lectivas. Y ese derecho actualmente no se facilita; se obstruye. Usted lo califica de privilegio y de derecho "sin fundamento pedagógico". Yo no lo considero así. Piense que la tasa de fracaso escolar está directamente vinculada a la lengua vehicular determinada. Luego no creo que deba tacharse de privilegio que los padres puedan escoger la lengua que más conviene a sus hijos para evitar dicho fracaso escolar.
En mi opinión lo que sí es un disparate es obligar a todos los niños a la inmersión lingüística. Porque si bien considero importante velar por la conservación de un idioma, no creo que deba implicar merma de libertades individuales. Y con más motivo cuando esa imposición causa fracaso escolar de segmentos de la población en relación con la lengua materna. Es un germen de segregación social. Y quizás deliberado.
3
2
"7 09/03/2018  21:29:14
Comentario en respuesta al comentario 6


Para su información: "El derecho a escoger la lengua de escolarización de tus hijos no existe en España". Puede leerlo más detallado en https://www.eldiario.es/catalunya/inmersion-linguistica-usuarios-catalan-actual_0_743325893.html

Respecto lo del 25% de clases en castellano: está bien claro que es una arbitrariedad sin fundamento pedagógico (ni respeto a ese "presunto derecho a escoger la lengua de escolarización" de los demás padres), es un privilegio (como lo fue el "cheque Wert").
NOTA: El comportamiento de muchos padres en Balaguer es totalmente condenable. Cierto que puede ser comprensible que haya gente que no le guste que otro exija un privilegio... pero eso no justifica nada.
3
4
"6 09/03/2018  19:33:47
Comentario en respuesta al comentario 5
"...los centros escogen la proporción de cada lengua en función de su alumnado y que en la ley se prevé que pueda haber atención lingüística individualizada..."
Pero eso en la práctica conduce a la tiranía de la mayoría en detrimento de los derechos (individuales) de los padres. Cosa que bien comprobó la madre de los niños de Balaguer, que tuvo la "osadía" de enfrentarse a su comunidad educativa y al final tuvo que desistir, a pesar del amparo reconocido por el Sindic de Greuges.
En conclusión, el cauce legal y reglamentario que actualmente se ofrece a los padres está muy lejos de garantizar la funcionalidad del derecho que estos legalmente tienen.
5
0
"5 09/03/2018  13:28:58
Comentario en respuesta al comentario 4


Lo que digo es cierto. La inmersión lingüística busca que las lenguas se den en la proporción adecuada para que, al acabar la escuela, los alumnos dominen todas ellas... Simplemente, por lo que dicen en el artículo que referencia, los centros de allí han considerado que esto se consigue (para el perfil de alumnado que tienen) con muchísima mayor proporción de aranés en primaria que en cursos superiores.

Por si sigue sin tenerlo claro le recomiendo leerse este fragmento de la Ley: 12/2009 (del Parlamento de Cataluña), que es la que rige en la educación en Cataluña (https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2009-13038):

Artículo 17. Régimen lingüístico en los centros educativos de Arán.

1. El occitano, denominado aranés en Arán, es la lengua propia de este territorio, de acuerdo con el artículo 6.5 del Estatuto, y es como tal la lengua vehicular y de aprendizaje habitual en los centros educativos de Arán.

2. Todas las referencias que realiza el presente título al catalán como lengua propia de la enseñanza en Cataluña, se extienden al occitano para los centros educativos de Arán.

3. Los proyectos lingüísticos de los centros educativos de Arán deben garantizar, asimismo, una presencia adecuada del catalán y que los alumnos adquieran el pleno dominio del catalán y del castellano al finalizar la enseñanza obligatoria.

4. Las referencias a la competencia lingüística del profesorado y demás personal de los centros educativos de Arán se extienden al occitano.

5. Las disposiciones del presente título relativas a programas de inmersión lingüística, a la atención lingüística individualizada y a la lengua de la Administración educativa deben adaptarse en Arán a la condición de lengua propia de Arán y oficial en Cataluña que el Estatuto atribuye al occitano.


PD) Sobre su solución: lo ya dicho (rompe el consenso de que no hay que separar los alumnos por idioma). Ya ve que los centros escogen la proporción de cada lengua en función de su alumnado y que en la ley se prevé que pueda haber atención lingüística individualizada, porque en ningún caso se trata de sacrificar a nadie... en todo caso se trataría de no privilegiar a unos padres castellanoparlantes (o a unos catalanoparlantes) sobre otros padres angloparlantes (por poner un ejemplo de otra lengua materna). En resumen: se quiere tratar a todos los padres por igual, puesto que priman los fines pedagógicos.
2
3
"4 09/03/2018  11:16:16
Comentario en respuesta al comentario 3
No me haga mucho caso pero a lo mejor es porque lo que dice no es cierto. En Arán solo hay immersión lingüistica en primaria. Y mi fuente es elnacional.cat...

"Hoy, el aranés es la lengua vehicular en toda la primaria, pero en la ESO y el bachillerato comparte espacio con el castellano, el catalán, el inglés y el francés"

https://www.elnacional.cat/es/cultura-ideas-artes/oficialidad-aranes-catalunya_106249_102.html

Una solución que en mi opinión sería perfectamente aceptable y que evitaría los inmensos problemas que se encuentra por ejemplo quien llega a un aula catalana a los 17 años, se enfrenta a la Selectividad al año siguiente, y se encuentra sacrificado por la gloriosa causa de la nación... salvo que sus padres paguen un colegio privado, claro, que donde hay dinero hay soluciones.

Un poco menos de totalitarismo estatal (porque la Generalitat es estado) y un poco más de libertad, de admitir que igual que en Euskadi y Navarra es mucho mejor dejar elegir a los padres, que en su inmensa mayoría no tienen ganas de negar conocimientos y posibilidades a sus hijos, haría mucho bien.
4
2
"3 08/03/2018  10:17:35
Empezaré por el tema del artículo:

Llama poderosamente la atención que un autor (o autores, pues en algunos momentos habla de "nuestro"), refiriéndose al modelo de inmersión lingüística en Cataluña, vuelva a olvidarse que en Arán hay inmersión lingüística en aranés/occitano (en ese sentido "hereda" la omisión del artículo al que referencia).

Con ese dato creo que queda más claro en qué podría consistir el consenso sobre el modelo de escolarización en Cataluña (según mi persona y empleando únicamente algo de sentido común):

1. No separar los alumnos por lengua (como bien indica el autor).
2. Los alumnos han de conocer y saber expresarse en todas las lenguas del territorio reconocidas oficialmente (por eso la mención al occitano es importante).
3. Los alumnos han de aprender, al menos, una lengua extranjera.

Y de aquí se deducen un par de principios:
- El fin pedagógico está por encima de la voluntad de los padres y de los políticos: es cada centro educativo el que ha de determinar las horas lectivas en cada lengua en función de su alumnado.
- Se acepta que, para conseguir el fin buscado, son necesarias dar más horas de clase en la lengua "más minoritaria" (recordemos mi mención al occitano).


Referente a las discusiones sobre modificar un modelo que no está demostrado que falle:

Esas discusiones sobre el modelo de enseñanza catalán me temo que no pasan de enfrentamiento político nacionalista: Simplemente para algunos nacionalistas mayoritarios ("españolistas") es inaceptable que pueda haber inmersión lingüística en catalán, mientras los nacionalistas minoritarios (catalanistas) no tienen problema en que haya inmersión lingüística (o conjunción lingüística, si se prefiere ese término) en occitano. Así se entiende el inconstitucional "cheque Wert" para enseñanza en castellano, o las sentencias judiciales que aseguran un 25% de castellano en clase si un alumno lo pide (pero, obviamente, judicialmente no hay asegurado un 25% de catalán en las escuelas de Arán).

Lo del trilingüismo (supongo que cuatrilingüismo en Arán) me temo que no pasa de ser un intento para que realmente muchos alumnos no acaben de aprender bien las lenguas minoritarias (y por tanto no las usen, o sólo en contadísimas situaciones).

Lo del derecho a la enseñanza en la lengua materna... pues es algo especialmente importante (según la UNESCO -me parece recordar-)... para las lenguas minoritarias, o sea: occitano y catalán (en este orden).
3
4
"2 08/03/2018  09:25:33
No estaría de más que el autor mencionase que los padres tienden a ser muy conservadores cuando se trata de reclamar derechos teniendo para ello que ponerlos en primera fila de batalla. Algo que bien pudieron comprobar con la experiencia de los niños de Balaguer. En consecuencia no se deben sacar conclusiones tajantes ante la baja cifra (100) de familias que han "objetado" el modelo lingüïstico.
6
1