"4 26/12/2018  02:41:16
Comment in response to the comment 3
gracias por tu preocupación. En cualquier caso, sí que he entendido el artículo. Discúlpame si no te ha gustado que desde un tema cualquiera derive la discusión hacia otro tema que me interese más, pero si el tema que abordo no te interesa puedes simplemente ignorar mi comentario en lugar de poner en duda mi capacidad para comprender un simple artículo. De todos modos, si tu comentario solo es bienintencionado, gracias por la aclaración
0
0
"3 23/12/2018  13:09:44
Comment in response to the comment 1
Disculpa, pero creo que no has entendido bien el artículo.Martín tiene una serie de artículos por aquí en los que muestra cómo los horarios están fuertemente influídos por la hora del amanecer invernal. No es que sean necesarios para entender este, pero dan bastante contexto.
1
0
"2 23/12/2018  12:57:10
Martín, he leído bastantes de los artículos que has escrito aquí desde hace ya bastante tiempo y quiero, en primer lugar felicitarte porque has arrojado bastante luz (invernal y veraniega) al tema de los horarios y de las horas oficiales. Has roto bastantes esquemas (entre ellos los míos) construidos sobre una reflexión demasiado rápida y poco profundo.Sin embargo, como crítica constructiva he de decir que me parece que pones demasiado peso en la voluntad de los trabajadores para elegir su horario. Dudo seriamente que los trabajadores puedan elegir su horario en gran cantidad (¿la mayoría?) de los casos. Puede que para tu análisis esto no sea muy relevante, pero puede cambiar mucho las conclusiones que el lector saca de tus artículos.
0
0
"1 20/12/2018  08:29:43
¿Por qué iba alguien a querer alargar la jornada de los funcionarios de 9 a 17? ¿Qué ventajas tendría? A priori, más allá de disminuir la distancia de la dualidad expresada, no tiene mayores consecuencias a parte del cabreo que se va a conseguir en los funcionarios. Quizá el mayor problema es nuestra cultura horaria, la comida principal a las 14 o 15 horas en lugar de a las 18 o 19. Teniendo costumbre de comer a las 15, es muy difícil imponer un horario de tarde que termine antes de las 18, pues ¿Quien aceptaría ir todas las tardes a trabajar una o, como mucho, dos horas? Y por otro lado, ¿Cuál es el problema de la dualidad de horarios? Creo que las dinámicas del trabajo exigen más y más uniformidad, más eficiencia y más racionalidad pero, ¿Cuando nos daremos cuenta de que la eficiencia y la productividad no pueden ser un fin en sí mismas si no van acompañadas de una mejora en la vida de la gente? La eficiencia y la productividad solo han traído desigualdad y desarraigo (llamado individualismo para darle un sentido positivo). Las únicas rentas que han crecido en el último siglo son las de los directivos y personal más cualificado, pero para quienes no han tenido la oportunidad de estudiar, ni toda la eficiencia y productividad alcanzada el último siglo ha conseguido mejorar su nivel de vida. Si la racionalización de la producción permite conseguir más vidas dignas de ser vividas, me apunto al carro, pero la historia es tozuda al respecto, y todo el esfuerzo se va por los beneficios de las grandes empresas. Si hubiera menos racionalización del trabajo y más distribución de la riqueza, con trabajar un par de horas al día viviríamos como Dios, seríamos más creativos, más cultos, podríamos verdaderamente participar de la vida política y decidir nuestros destinos... Vale, no podríamos tener un iPhone, pero ¿Quien quiere un iPhone cuando estás realmente conectado con la realidad?
3
4

.